Joom!Fish config error: Default language is inactive!
 
Please check configuration, try to use first active language

¿Te irrita tu ciudad?.

Isabel Larraburu

¿Te irrita tu ciudad?. PDF Print E-mail
There are no translations available.

Magazine La Vanguardia

La ciudadana de la comprimida ciudad acababa de llegar de un viaje de ensueño. Una escapada al país de las personas alegres, pacíficas y melodiosas. Brasil, un territorio poblado por una privilegiada argamasa étnica, donde la vida ostenta otra perspectiva, en el que sus habitantes disponen de la saludable capacidad de hallar invariablemente una salida lateral a cualquier obstáculo.

Su aterrizaje la precipitó en una doliente conciencia de realidad, de la cual demoró días en reponerse. Su ciudad se había transfigurado a sus ojos en una deformidad monstruosa repleta de residentes fastidiados, sulfurados, ladradores y mordedores que se le abalanzó sin clemencia.

 


La ciudad como colectivo.

El primer impacto fue su primera gestión al volver de vacaciones. Se dirigió a una oficina pública con el fin de solicitar una información. Su interlocutora, al ver sus dificultades para comprender el procedimiento burocrático que le detallaba, fue progresivamente alzando la voz como si su imposibilidad de comprender se debiera a un déficit sensorial auditivo, al tiempo que aceleraba el habla con tono perceptiblemente impaciente. La ciudadana, transitoriamente desacostumbrada a ese trato, no se aventuró a volver a preguntar algo que no había comprendido, y salió apresuradamente, abrigando sentimientos revueltos de rabia, temor y estupefacción. Observó por primera vez que el contacto con sus paisanos en ascensores y calles era de mera tolerancia, como se impone en la dinámica de un colectivo. Un colectivo se define como un número de personas que están en el mismo lugar, con una interacción directa y una interdependencia mínimas, como pueden ser los pasajeros de un avión.
Advirtió el empeño de todos por abreviar los encuentros, ahorrarse el contacto visual e instrumentalizar los intercambios de palabras. Sorteando cualquier tipo de comunicación no verbal lograban que la comunicación verbal se hiciera aún menos probable. Los saludos se limitaban a meros murmullos guturales con el fin de eludir un embarazoso silencio.

Un hábitat insalubre.


No son pocos los estudios sobre la salud mental de las grandes ciudades. Se sabe que es un medio productor de enfermedades mentales. ¿Qué ocurre entre nosotros, moradores hacinados, que en lugar de desplegar nuestras conductas pro sociales, altruistas y afiliativas, instintivas en los seres humanos, exhibimos esa hostilidad difusa? Las primeras teorías sobre la agresividad la conectan a la frustración. Además, se advierte que el objeto de la agresión puede desplazarse a objetivos diversos, muchas veces más débiles o con menor capacidad de respuesta. Para el psicólogo social Leonard Berkowitz, cualquier sentimiento negativo puede provocar agresión. Estos sentimientos pueden ser el dolor, el miedo, la irritación y la tristeza. Según él, "somos perversos cuando nos sentimos mal". En las condiciones artificiales de una ciudad superpoblada, con escaso espacio y ausencia de contacto con la naturaleza, edificios para oficinas sin ventanas ni luz natural, sabiamente planeados para evitar distracciones y fomentar el rendimiento, existen sobradamente las condiciones perfectas para "sentirse mal": calor excesivo, frío intenso, lluvia abundante, ruidos perturbadores, hacinamiento, olores desagradables, tráfico pesado y, por consiguiente, habitantes pasivo-agresivos que se soportan mutuamente.

Amortiguar las consecuencias.


Ante tal siniestro panorama, no obstante, los psicólogos ambientales no pierden la esperanza en la condición humana, afirmando que los seres humanos tenemos gran capacidad adaptativa y podemos cambiar nuestro entorno físico-ambiental, así como nuestras percepciones y conductas. Observar a nuestro conciudadano con mirada más empática, ponerse en el lugar del otro, ser conscientes de que todos vivimos la misma situación y finalmente hacer un intento activo de saltar las alambradas que nos separan de los demás y saliendo de nuestra burbuja individualista. Está en nuestras manos. Sonreír mejora la salud mental.

 

Nuevo Libro


Atención Plena: Elimina el malestar emocional provocado por la multitarea y la dispersión mental
Ver más

Para comprar fuera de España, ver más.

Isabel Larraburu

¿Quién está en línea?

We have 105 guests online

Terapia en:

  • Español Español
  • Catala Català
  • English English
  • Français Français
  • Portugues Português

Sitios amigos

Doctoralia.es

You are here  : Home Artículos Psicología Social ¿Te irrita tu ciudad?.

DESTACADOS

  • There are no translations available.

    Revista WEB

    Mi amigo era un psiquiatra “ high achiever”, aquél que siempre se ponía el listón más alto para poder disfrutar superándolo. Obsesivo y perfeccionista, condiciones que hasta la fecha le habían hecho actuar bastante correctamente y controlar todas las situaciones de modo exhaustivo. Por supuesto tenía un super CV , las mejores notas, y todos los triunfos académicos y profesionales esperables para alguien de su edad.

  • There are no translations available.

    No publicado

    Nuestra vida está plagada de situaciones en las que se nos pasaron por alto detalles tan obvios que nos tuvimos que cuestionar para nuestros adentros si somos un poco lerdos o simplemente son los primeros síntomas de una enfermedad deteriorante. En otras ocasiones nos ocurre aquello tan típico de  solo fijarnos en cosas que casualmente nos ocupan la mente o nos preocupan.