La timidez Imprimir

Publicado en la revista Megatop

En tus sueños diurnos y nocturnos te imaginas que te comes el mundo: decidido, ocurrente, simpático, divertido, centro de las fiestas. Pero nada más lejos de tu realidad: cuando quieres ser así, es cuando más tartamudeas, si es que puedes articular alguna palabra, cuando te olvidas de todos los chistes, te pones rojo y las manos te sudan. ¡Qué desgracia!

El cociente de timidez

El psicólogo Jonathan Cheek, que se ha especializado en el estudio de la timidez, elaboró un test para determinar el nivel de timidez de las personas.
Tienes que anotar al lado de cada frase el número que le corresponda de acuerdo con la escala siguiente:

  • Falso, en desacuerdo.
  • No característico.
  • Neutro.
  • Característico. 
  • Muy característico, verdadero. Totalmente de acuerdo.

Ejemplo: Si crees que la primera frase es verdadera o muy característica de tu manera de ser, tu puntuación es 5.

  • Me siento tenso cuando estoy con personas que no conozco bien.
  • Me resulta difícil pedir información a otros.
  • Suelo sentirme incómodo en fiestas y otras reuniones sociales.
  • Cuando estoy en grupo, tengo dificultad para pensar lo que tengo que decir.
  • En una situación nueva, me lleva mucho tiempo superar la timidez.
  • Me cuesta actuar con naturalidad cuando estoy con gente que no conozco.
  • Siento nervios cuando debo dirigirme a una autoridad.
  • Dudo de mi competencia social.
  • Me cuesta mirar a alguien a los ojos.
  • Me siento inhibido en situaciones de la vida social.
  • Me cuesta hablar con desconocidos.
  • Siento mayor timidez con los miembros del sexo opuesto.

Suma los puntos. Si tienes más de 45, eres muy tímido. Entre 31 y 45, algo tímido. Si tienes menos de 31, no eres tímido en general, pero a veces sí lo eres. La mayoría de los tímidos tienen más de 35 puntos y solo muy pocas personas llegan al máximo de 60.

Puedes superarlo.

Tienes que pensar que existe mucha gente como tu. Muchos de los que ves que se mueven como peces en el agua en la vida social han tenido que superarse y han sufrido lo mismo que tu.
Los tímidos no pueden volverse al revés y transformarse en lo que no son. Probablemente serás tímido toda la vida, pero puedes ser un tímido superado aprendiendo a desenvolverte socialmente sin tener que dejar de ir a fiestas, hablar en público o dirigirte a gente importante. Por ahora, disponte a hacer un poco de teatro y finge ser lo que no eres. Con el tiempo todo esto se te hará más natural.

Trucos para parecer seguro.

  • Mira a las personas a los ojos.
  • Sonríe, sonríe mucho.
  • Presta mucha atención a lo que dicen las otras personas. A todo el mundo le gusta que le escuchen.
  • Asiente y muéstrate receptivo a lo que dicen.
  • Haz frases cortas, si te cuesta hablar.
  • Utiliza el nombre de las personas cuando te dirijas a ellas. Eso siempre cae bien, pero asegúrate de que el nombre es el correcto!
  • Haz alguna pregunta, aunque lo entiendas todo, pero fíjate que tenga que ver con lo que te han dicho.
  • Lávate las manos con frecuencia para evitar el sudor.
  • Si no puedes hacerlo y tienes que saludar a alguien, pon la mano en los bolsillos para que se sequen.
  • Si estás en una fiesta , ten un vaso en la mano ( mejor que no tenga alcohol) para no tener la boca seca y tener las manos ocupadas.
  • Sigue siempre sonriendo y mirando a las personas.