Isabel Larraburu

Uso correcto del preservativo PDF Imprimir E-mail

Publicado en Revista Megatop

El condón tiene más años de lo que se cree. Ya en el antiguo Egipto se usaban y se fabricaban con intestinos de macho cabrío. Durante la 1ª guerra mundial los americanos usaban unos hechos con caucho vulcanizado. La técnica solo se refinó hacia los años treinta del siglo XX cuando se inventó el látex.

La eficacia del condón es muy alta, casi de un 95%  y llega al 99% si al mismo tiempo se utiliza una crema espermicida. Es la mejor opción para los adolescentes, porque es barato y ofrece todas las garantías de prevenir enfermedades de transmisión sexual y sida. Pero es importante utilizarlo bien para no tener sorpresas desagradables. Existe en España un número elevadísimo de embarazos de adolescentes. Probablemente se tenga información sobre los condones, pero no tanta como para evitar ciertos errores en su utilización.
Los preservativos son de venta libre y se encuentran en farmacias y otros comercios. No existe edad mínima para adquirirlos. Existen en tres anchos, aunque de largo son todos iguales, pero la estándar le sirve a todo el mundo porque son muy flexibles.

Consejos para utilizarlos correctamente.

  1. Utilizar preferentemente preservativos lubricados,  porque esto reduce la probabilidad de que se rompan. Mejor aún si tienen espermicida.
  2. Utilizar espermicidas vaginales (en crema, gel, espuma u óvulos) para aumentar la seguridad. Se venden en farmacias con los productos de higiene femenina.
  3. Abrir el canto del envoltorio del condón con cuidado para no rasgarlo con las uñas o dientes. Fijarse en que esté en buenas condiciones, y en la fecha de caducidad. (duran como máximo dos años).
  4. Abrir el canto del envoltorio del condón con cuidado para no rasgarlo con las uñas o dientes. Fijarse en que esté en buenas condiciones, y en la fecha de caducidad. (duran como máximo dos años).
  5. No guardarlos cerca de la luz ni del calor. O sea, no llevarlo en el bolsillo trasero de los pantalones o monedero.
  6. Situar el preservativo sobre el pene erecto y, si no tiene un capuchón pellizcarlo para dejar un espacio vacío para alojar el semen al eyacular. Si no estás operado de fimosis, retira el prepucio y cuando el condón esté desenrollado, vuelve a ponerlo en su sitio.
  7. Con una mano aprieta la punta del preservativo para quitar el aire y con la otra desenróllalo de modo que no queden burbujas de aire (se podría romper).
  8. Si no se desenrolla, es porque te lo estás poniendo al revés. Quítatelo y no intentes aprovechar el mismo. Usa otro.
  9. Cuando hayas eyaculado, retírate antes de que el pene se afloje y sujeta el preservativo contra la base del pene para que no salga el semen. Haz un nudo en el condón y tíralo.
  10. Si se rompiera el condón, retírate rápidamente y ponte otro. Ve mirando de vez en cuando el estado del preservativo mientras tienes la relación.
  11. Si usas un lubricante, que no sea crema de manos o aceite de cocina ni nada que sea a base de aceite. Debería ser un lubricante a base de agua porque si no se daña el látex.

     

Y por último lo más importante: usa el preservativo TODAS las veces que tienes relaciones, y del principio a l final. No una vez sí y otra no.

 

 

Nuevo Libro


Atención Plena: Elimina el malestar emocional provocado por la multitarea y la dispersión mental
Ver más

Para comprar fuera de España, ver más.

Isabel Larraburu

¿Quién está en línea?

Tenemos 23 invitados conectado

Terapia en:

  • Español Español
  • Catala Català
  • English English
  • Français Français
  • Portugues Português

Sitios amigos

Doctoralia.es

You are here  : Home Artículos Psicología para Adolescente Uso correcto del preservativo

DESTACADOS

  • Revista WEB

    Mi amigo era un psiquiatra “ high achiever”, aquél que siempre se ponía el listón más alto para poder disfrutar superándolo. Obsesivo y perfeccionista, condiciones que hasta la fecha le habían hecho actuar bastante correctamente y controlar todas las situaciones de modo exhaustivo. Por supuesto tenía un super CV , las mejores notas, y todos los triunfos académicos y profesionales esperables para alguien de su edad.

  • No publicado

    Nuestra vida está plagada de situaciones en las que se nos pasaron por alto detalles tan obvios que nos tuvimos que cuestionar para nuestros adentros si somos un poco lerdos o simplemente son los primeros síntomas de una enfermedad deteriorante. En otras ocasiones nos ocurre aquello tan típico de  solo fijarnos en cosas que casualmente nos ocupan la mente o nos preocupan.