Joom!Fish config error: Default language is inactive!
 
Please check configuration, try to use first active language

Asertividad. Being assertive.

Isabel Larraburu

Asertividad. Being assertive. PDF Print E-mail
There are no translations available.

Magazine La Vanguardia

Veladamente, retiró la mosca de la vichyssoise y la colocó con recato en el plato inferior. Escrutó disimuladamente a sus compañeros de mesa para saber si lo habían descubierto. También se cercioró de que el camarero no se hubiera percatado. Incomprensiblemente, se notó ruborizado, como si hubiera hecho una travesura.¡Cómo podría dejar que alguien advirtiera que él era absolutamente incapaz de llamar al camarero para pedirle que le cambiara el plato porque flotaba un cadáver de mosca en la sopa!  La realidad es que hasta  la habría degustado como tropezón con tal de no llamar la atención.

Después de la comida, se fue a hacer unas compras. Hacía tiempo que necesitaba zapatos. Entró en la tienda, se probó unos cuantos, pero no le gustó ninguno. Su incomodidad se tornó en angustia cuándo tuvo que comunicarle a la dependienta lo que pensaba. Después de una corta reflexión, resolvió el problema y se llevó dos pares. La dependienta, feliz y él por los suelos.
Para olvidar sus sinsabores decidió ir al cine, pero se  encontró una larga cola. Él, que se precia de ser un ciudadano cívico, aguardó resignadamente alrededor de media hora y cuando ya le tocaba comprar la entrada, otro ciudadano que  se preciaba, a su vez, de rápido y ganador, se interpuso y pidió sus entradas, a lo que la taquillera, ajena, accedió. Rojo de ira contenida, el ciudadano cívico explosionó para sus adentros, pero como siempre, sin alharacas ni sonoridad.
Siempre tenía que salir perdiendo en la vida. Todo el mundo se salía con la suya, pensó.

Contrariarse a sí mismo.

El temor a no corresponder a las expectativas de los demás, a sufrir las consecuencias sociales de salirse con la suya, a aguantar los “morros” de la pareja, a dejar de ser el más popular y querido del grupo, a pasar por el “malo de la película”, a hacer el ridículo, a ser considerado maniático, difícil, complicado, a sentirse rechazado o juzgado. Todas estas razones explican que una persona no sea capaz de decir un no, de decir bien claro lo que quiere y lo que no quiere, de pedir lo que necesita y de negarse a favores inadecuados. Esta es una de las peores agresiones que uno puede hacerse a sí mismo. Puede llegar a originar una depresión.

Estilo pasivo o estilo directo.

La buena comunicación se caracteriza por la expresión abierta y directa de los sentimientos  de ambas personas. Saber revelar lo que se siente y piensa y al mismo tiempo escuchar y entender lo que la otra persona piensa y siente.
Sin embargo, no siempre la comunicación entre las personas cumple esos requerimientos teóricos. De hecho con frecuencia se utiliza un estilo pasivo de expresión.
El estilo pasivo consiste en no decir nada que pueda ofender. Las necesidades se expresan indirectamente, haciendo las cosas de mala gana o fallando en los compromisos. Detrás de una gran dulzura y bondad, muy valorada socialmente, subyace una grave insatisfacción de las propias necesidades y un sentimiento de impotencia. Los otros nunca saben lo que desea  la persona. Solo pueden recurrir a la conjetura con todos los malentendidos que comporta.  
El estilo directo permite expresar sentimientos, pensamientos y deseos, y defender los propios derechos y límites, sin violar los derechos de los demás.

Aprender a fijar límites.
Antes de decir que sí, pensar la respuesta y posponerla.
No disculparse en exceso por anteponer las propias necesidades y deseos.
Ser consciente del lenguaje corporal. Mirar a los ojos, no bajar la voz, hablar con tono seguro.
Pensar de antemano lo que se va a decir y, si es posible, ensayar en voz alta.
Expresar concretamente lo que se quiere y lo que no se quiere hacer.
No caer en sentimientos de culpa. No intentar compensar a la otra persona por haberle “contrariado”.
No dejar nunca de pensar que se es una persona con derechos.

 

Nuevo Libro


Atención Plena: Elimina el malestar emocional provocado por la multitarea y la dispersión mental
Ver más

Para comprar fuera de España, ver más.

Isabel Larraburu

¿Quién está en línea?

We have 12 guests online

Terapia en:

  • Español Español
  • Catala Català
  • English English
  • Français Français
  • Portugues Português

Sitios amigos

Doctoralia.es

You are here  : Home Artículos Ansiedad Asertividad. Being assertive.

DESTACADOS

  • There are no translations available.

    Revista WEB

    Mi amigo era un psiquiatra “ high achiever”, aquél que siempre se ponía el listón más alto para poder disfrutar superándolo. Obsesivo y perfeccionista, condiciones que hasta la fecha le habían hecho actuar bastante correctamente y controlar todas las situaciones de modo exhaustivo. Por supuesto tenía un super CV , las mejores notas, y todos los triunfos académicos y profesionales esperables para alguien de su edad.

  • There are no translations available.

    No publicado

    Nuestra vida está plagada de situaciones en las que se nos pasaron por alto detalles tan obvios que nos tuvimos que cuestionar para nuestros adentros si somos un poco lerdos o simplemente son los primeros síntomas de una enfermedad deteriorante. En otras ocasiones nos ocurre aquello tan típico de  solo fijarnos en cosas que casualmente nos ocupan la mente o nos preocupan.